ALUMNO AVENTAJADO

Muchos de nosotros, vamos semanalmente a clases de Padel. Unos para iniciarse en este deporte, otros para mejorar y otros, simplemente para hacer algo de ejercicio. Hay clases para todos los niveles y tanto individuales, como en grupo. Prácticamente a cualquier hora entre las 08:30 y las 22:30, podemos concertar una clase. Como alumnos, una vez que entramos en pista con nuestro profesor, no somos conscientes de muchas de las cosas que ocurren o demostramos durante esos didácticos 60 minutos.

Hoy, (no por aburrimiento), me he tomado un tiempo para charlar con tres grandes profesores de padel, mi objetivo era intentar, en base a su experiencia, diferenciar a los alumnos y sus actitudes en clase. El artículo de hoy, increíblemente, es el resultado de esa conversación entre pizza, empanadilla, café y te (sin teína…).

Voy a intentar plasmar en unas letras, los diferentes tipos de alumnos detectados, pero como siempre, espero que con vuestros comentarios a este artículo, afloren muchos otros.

1- «El Espabilado»

Sabe más que el profesor y eso lo demuestra casi desde que pone un pie en pista. Correcciones a él, ¿Para que? Cuando la clase termina con un cruzado contra el profesor, él siempre está convencido que lo va a doblegar (alguno hasta se apuesta algo). Una respuesta muy suya es, «Lo se, pero este es un buen golpe mío»

2- «El es que…»

Este/a, es todo un clásico. Tú corrígele lo que quieras que siempre hay un motivo para el error y nunca es simplemente que lo haga mal. Lo mejor de este tipo de alumno es que deja las mejores frases del día. «Es que, lo siento, pero hoy la pista tiene mucha/poca arena», «Es que, esta pala, no se qué le pasa hoy que no me va bien», «No me digas nada, ya lo sé, pero es que voy a mil, acabó de dejar a los niños en el cole, Guillermo, el pequeño me ha vomitado en el asiento de atrás y estoy fatal porque el sábado tengo una cena en casa para 5 y no tengo nada listo…» (Tu, sólo le habías dicho, «Ponte de lado»), «Es que me la tiraste mal», «Es que esa es imposible», «Es que ese foco está mal puesto». No suelen tener vida privada porque ya te la cuentan en pista.

3- «El palas»

En este caso, aunque un poco cansino, hay que reconocer que son un buen negocio para el club que tiene tienda propia. Es fácil definirlo, no pasa nada, todo y siempre es culpa de la pala.

4- «El negativo»

El mundo contra él o ella. La verdad, no sabe porque sigue en clases de padel siendo tan malo/a (suelen tener más de dos años de antigüedad en la escuela). Si le dices un «Muy bien», cree que lo haces por compasión, lo ve todo negro e imposible. Suele coincidir con el perfil de jugador que antes de empezar una pachanga, está pidiendo perdón por lo malo que es. Se me olvidaba comentaros que por supuesto, no es tan malo, ni mucho menos y el próximo año, seguirá en la escuela

5- «El soldado»

Este, es fácilmente identificable. Viste y calza la misma marca que el profesor. La pala coincide incluso en el modelo. Obedece al extremo en pista y si te descuidas un poco mientras recoge las bolas, te las ordena por antigüedad y orden alfabético. ¡Cuidado! Si le dices corre, lo hará, da igual que el final sea la verja, el cristal, el muro o la red. Propensos a lesiones.

6- «El positivo»

Da igual lo que pase en la clase. Lo haya hecho bien o mal, él siempre saca un aspecto positivo. Necesita su clase semanal, porque le hace sentir más seguro ¡No Problem!

7- «El Lamperti»

Falla 10/12 bandejas y 8/12 boleas, pero su objetivo es sacarla por tres. Si eres profesor y tienes un alumno de este tipo, debes saber que si te apañas para que en cada clase la saque una vez (da igual el número de intentos), ganarás un cliente para toda la vida.

8- «El Youtuber»

Que daño hacen los vídeos a nuestro deporte. Este tipo de alumno, es de los que ve todos los vídeos disponibles en internet sobre padel desde 1985. Y viene a clase con uno de los puntos que ha visto la noche anterior, metido en su cabeza. Da igual que hoy toque practicar la bolea de revés, no te esfuerces en tirarle bolas ahí. Si el vídeo que ha visto, era una dejadita cruzada que sale por la puerta, le tires donde le tires, él intentará ese golpe. Si lo consigue, siéntete afortunado, podrás seguir con tu clase.

9- «El feliz»

A los monitores, les alegran el día, entran ya en la pista con su sonrisa y un saludo afectuoso, primeros minutos y primeras correcciones, pero su respuesta sigue siendo, «ji ji ji ji…», continuas la clase y ya sobre el minuto 20, empiezas a estar harto de esa sonrisa en su cara, pero sigue «ja ja ja….», incluso a veces contagia a su compañero de grupo. En el minuto 30, empiezas a preguntarte ¿De que se reirá? Sigues corrigiendo su bandeja y escuchando «ji ji ji…». Al final a veces, como monitor te sorprendes cuando sobre el minuto 50 descubres una sonrisa en tu propia cara, bueno, al menos paga…

10- «El pupas»

Cuando no tiene grupo, tiene cargados los gemelos o se le abrió la muñeca. Cualquier cosa antes que admitir que está físicamente fatal. Al terminar y antes de la ducha, suelen salir a fumar un cigarrito.

Lo dicho, ahora espero vuestras aportaciones. Y a mis tres confidentes de hoy, decirles que no se rían mucho porque pronto escribiremos algo sobre los profes.

LOS GURÚS DEL PÁDEL

Nos es fácil a todos ponernos en situación e identificarlos. Nada más cruzar las puertas de nuestro club de referencia podemos encontrarlo y distinguirlo.

Suele ser un personaje al que todos conocen y por supuesto que él conoce a todos. Por tanto, conocido de muchos, amigo de algunos, palmero de unos pocos, pero para él, superior intelectual y deportivamente a todos.

Su postura habitual antes y después de los partidos, es sentado en las cafeterías y un poquito recostado hacia atrás (Uyyy así estoy yo ahora mismo…). Cuando llegas y por si no lo habías visto ya te suelta frases del tipo: “Que grande eres tío” o “Aquí llega el mejor revés del padel de la ciudad”.

Él, te ha visto jugar 10 minutos en lo que va de año, pero cuando terminas tu partido, te lo encuentras en la misma postura en la cafetería, en la misma silla y te suelta, “Hoy te vi como nunca…” o “Esas boleas no las puedes fallar”, “Tu armado es demasiado amplio”. No se le puede negar que como motivador no tiene precio, no tiene conocimientos técnicos, no es tu amigo, pero cuando te vas a tu casa, casi tienes la sensación de que le debes un favor y por unos instantes te dices a ti mismo, “este tío, controla un montón, que razón tiene”, y lo peor, al llegar a casa le dices a tú mujer: “Manolito me ha dicho que hoy me ha visto genial”. Por cierto, has perdido el tiempo, a tu mujer eso no le importa nada…

Un “Gurú del Padel”, tiene una enorme ventaja, no es necesario que le otorgues un cargo ni que lo contrates, para él, el cargo y la autoridad viene de fabrica con su “enorme carisma y personalidad”. Esto es una gran ventaja y un ahorro de costes magnífico si eres el dueño del negocio, eso si, tampoco pienses que sus generosos consejos te conducirán al éxito, igual que tampoco mejorarán mi bolea.

Su objetivo es conquistarte con su carisma, a ti y al mundo del Padel, eso le hace crecerse y sentirse grande y como ya hemos dicho que no necesita tener un cargo, no te extrañe que el siguiente paso sea el día que se te acerca y te dice con su mano sobre tu hombro: “Cuento contigo para mi equipo…” Da igual que el equipo en cuestión sea suyo o no, que exista o no, incluso en el nivel Gurú Pro, el equipo es tuyo, te invita él, se lo agradeces y le has invitado a la caña… Ya te ha conquistado y casi se ha convertido en tu Coach personal y deportivo.

Pero puedes estar tranquilo, no eres el único, yo estoy convencido que los Gurús del padel son entes multidimensionales. Existen, no son muchos pero ocupan mucho espacio y muchas mentes.

Eso si, no se si te lo he dicho antes pero de Padel no tienen ni PUTA idea.

Esta historia es pura ficción, todo parecido con la realidad es pura coincidencia. Si leyendo esto te sientes identificado u ofendido como Gurú de Padel, háztelo mirar porque tienes un problema. Como comprenderás yo no estaba pensando en ti.

#X4iguales TRABAJANDO POR LA IGUALDAD

TRABAJANDO POR LA IGUALDAD, ENRIQUECIÉNDONOS EN LA DIVERSIDAD #X4iguales

Visto el título, muchos pensaréis que hoy no hablamos de Pádel. Pues si, hoy hablamos de nuestro deporte favorito, pero también de mucho más.

Vamos a intentar explicaros el sentido de #X4iguales y sus objetivos como proyecto de concienciación, divulgativo y formativo.

Ya hemos dicho muchas veces, que el Pádel, no es un deporte individual, lo es de equipo. Como mínimo, un equipo de 2, los componentes de la pareja que compite en pista, aunque otras veces, cuando hablamos de competiciones por equipos, debemos asumir que todos los componentes de la plantilla, son importantes para alcanzar los objetivos competitivos.

El concepto de igualdad, en el Pádel, muchas veces se dispersa, como en la vida y muchas otras veces, se desvirtúa o se deslegitima el propio término.

Uno juega en la izquierda y otro en la derecha, pero…. ¿Con igual importancia en la pareja? Para nosotros, SI. En teoría, el jugador de derecha es más defensor y el de izquierda más finalizador (podríamos debatir si en un nivel puramente amateur, esto es siempre así). Pero fallar un golpe defensivo o una bandeja ofensiva, siguen siendo puntos para la pareja rival.

Puedes ser un extraordinario jugador, pero sin considerarte parte de un “todo”, con tu compañero/a, tu rendimiento en pista bajará considerablemente y tus resultados más aún. Es habitual, ver en pista a jugadores que son especialistas en recriminar los errores de su compañero, durante y después de un partido. En #X4iguales, queremos intentar que todos los errores cometidos en un partido, sean asumidos como propios por ambos jugadores por igual y cambiar las críticas por ánimos. Hacemos grandes puntos siempre juntos porque mi compañero está a mi lado y cometemos enormes errores juntos, porque no te voy a dejar sólo nunca.

A nivel competitivo, nos vamos a encontrar con otro problema en el tema de la igualdad, o más bien dos problemas.

Por un lado, los jugadores/as, que se inscriben en torneos y competiciones, en una categoría por debajo de su nivel real de juego. ¿Con que objetivo? Pues ganar… Tristemente, esa es su única meta y sólo consigue desvirtuar una competición. Es algo que en #X4iguales, queremos cuidar. No desde exigencias e imposiciones, sino desde la propia concienciación de jugadores y equipos. Compite para mejorar y si puedes, gana. Disfruta de una competición igualada y de valorar tu evolución como jugador al enfrentarte a rivales con tu nivel o superiores. Ganarás o perderás, pero terminarás la competición orgulloso de ti, de tu compañero y de tu equipo.

Por otro lado, tenemos los jugadores/as que cuando pierden, siempre opinan que la pareja ganadora debería estar jugando en una categoría superior. Esa actitud, no fomenta la igualdad ni la autocrítica. En una competición deportiva, en cualquier categoría, siempre habrá un primer clasificado y un último clasificado. Tu posición final en la clasificación dependerá de tu compromiso, tu actitud, tu entrega… Y de tu nivel, ya que el primer paso necesario para competir, es aceptar que puede haber gente mejor que nosotros y eso también es #X4iguales.

¿Igualdad de género en la competición? Por supuesto, es nuestro formato competitivo. Creemos firmemente que tanto chicos como chicas ofrecen un gran espectáculo en pista y las mismas muestras de esfuerzo, dedicación, compromiso y competitividad. Nos encanta disfrutar de un partido Femenino en el WPT y analizar la diversidad técnica de sus golpes y movimientos en pista, para luego ver un partido masculino y hacer exactamente lo mismo. Mucha gente opina que el Pádel mixto es como otro deporte y no lo entendemos. Pensamos que estratégicamente los partidos mixtos son diferentes, pero ni mejores ni peores, ni otro deporte. No imagino a nadie diciendo que una tripulación mixta en la VOR, participaba en una regata diferente que las tripulaciones totalmente femeninas o masculinas.

Sobre la igualdad en los premios para las competiciones deportivas de chicos y chicas, se puede generar un enorme debate. Nosotros entendemos que competiciones deportivas diferentes, aunque de un mismo deporte, los premios puedan ser diferentes, especialmente en el deporte profesional, ya que los ingresos generados por las competiciones, también son diferentes. Lo que no entendemos es que una misma competición, o una competición conjunta, genere premios diferentes para chicos o chicas, ya que el espectáculo y el esfuerzo son los mismos. En Major League Padel y #X4iguales, nuestros premios y bonus son comunes para todos los equipos y jugadores, independientemente de su género.

Igualdad e Inclusión. Creemos que especialmente en nuestra competición de menores, debemos realizar una labor más allá de lo deportivo con los más pequeños. Para ello, todos los equipos de la competición, recibirán formación específica sobre igualdad e inclusión social, tratando de enseñar a los niños los valores e ambos aspectos en la vida y en el deporte. Podrán aprender de testimonios de jugadores/as de deportes adaptados y conferencias coloquio de personal especializado en igualdad que les ayudarán a convivir y comprender la importancia de #X4iguales.

Como resumen, para nosotros la igualdad es un valor imprescindible en una sociedad moderna y el deporte, es un vehículo perfecto para demostrarlo y enseñarlo. Os esperamos a todos/as en las pistas y compartiendo el concepto #X4iguales.